A puro show, termina “Chicos”, la saga creada por Gabriel Gavila

Chicos_feos_2_baja_1

Ir a ver una obra de Gabriel Gavila es adentrarse a un espacio donde todo puede pasar. Y concretándose semejante afirmación, resultó. En plena obra, un espectador, tal vez ofendido en su moral o en su represión, se levanta, dice unos cuantos improperios y se va. Su autor y director, que en esta ocasión también actúa pero no protagoniza, surfea el mal momento y todo continúa. Como si fuera un voto a su favor, deja en claro que su provocación es real. Gabriel Gavila es un provocador, todo lo contrario a lo que hace en Improvisa2, recordemos que el es uno de los tres integrantes de este mítico grupo porteño que ya cumplió 15 años y que se hace fuerte cada temporada veraniega en Mar del Plata. Pero volviendo al tema en cuestión, él provoca con su arte más propio. Y resulta. Porque la gente se pone en contra de ese espectador, no un desubicado, sino una víctima de sus propios pensamientos. “Chicos Feos Vol II”, es la cuarta obra de esta saga que incluye todo tipo de chicos: “lindos”, “malos”, “feos íntimos” y “feos en modo show”. En esta ocasión, y como sucede en cada una de sus obras, Gavila descansa en uno o dos actores. Y aquí es en Adro Verven y en Leandro Sturla. Uno para darle seriedad y realidad y otro para regalar brillantina de la más aniñada. La dicotomía que vive en su teatro: el llanto y la homosexualidad más efervescente y alienada.

Para este cierre a todo show, el propio Gavila se pone como actor espectador hasta que ve que sus adoctrinados soldados se le van de curso y se impone como director dentro de su obra. Como un actor que hace de director en una obra, él pone su arte dentro del arte. Rol dentro del rol. Y despedazando la cuarta pared, esa que destruyó con su animosidad ese espectador extraviado, la obra va y vuelve, como en ese beso apasionado que liga uno por parte de uno de estos chicos, que de feo poco, de trabajados en el gimnasio, mucho. Porque en la cerca Gavila, hay un actor porno, su actor fetiche llamado Emmanuel Martínez que se repite en su obra “Chicos malos” que ya hemos visto, y actores que lo siguen de otras como Javier Roldán y Gerónimo Campese. No es “mejor malos conocidos que bueno por conocer”, sino la selección de sus más fieles para ir a la conquista. “Chicos feos Vol II” y final, hablando de eso, conquista. Deja enamorada a su platea, imaginando que se genere otra saga, trilogía o catarata artística, donde poder evacuar ese deseo de seguir viendo este teatro entre real e inverosímil. Ese teatro que interpela al espectador, que lo pone nervioso y gozoso por demás.

Viernes a las 23hs., en “La Sodería”, Vidal 2549, C.A.B.A., Argentina. Reservas: 4543-1728. Costo de entrada: $300. Más info: chicosfeosteatro@gmail.com

Firma, Sergio Tambone.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s